Primera Semana en India: «El futbol algo más que un juego»

Primera Semana en India: «El futbol algo más que un juego»

13 Junio 2016

Vivimos demasiado rápido… Después de despedir mi mejor temporada como entrenador con un equipo de niños que han sido mucho más que eso para mi, me doy cuenta de que estoy en el aeropuerto de Abu Dhabi por primera vez en mi vida, esperando a un avión que viene con retraso y rodeado de gente con una cultura y una apariencia completamente diferente. Aquí el raro soy yo. Ahora sí que estoy solo y ahora sí que ha empezado la aventura de mi vida.

antoniocaballero-blog-01

Por delante me esperan otras 4 horas de vuelo hasta Bangalore, donde voy a superarme. Donde voy a enfrentarme a algo que hace dos años nunca hubiese podido imaginar… Entrenar y formar a entrenadores de un club de India durante un mes… Sin embargo, cuando echo la vista atrás me doy cuenta de que son muchos los momentos recorridos, los esfuerzos realizados, las horas empleadas y la ilusión depositada hasta poder llegar a aprovechar esta oportunidad. Y es que como le recordaba ayer a Guti, hace dos años estaba trabajando en el gimnasio de mi pueblo (bien orgulloso, por supuesto) para intentar poder dedicarme a mi verdadera pasión: el fútbol. Fue la Escuela Deportiva Moratalaz quien me dio la oportunidad de comenzar a vivir este sueño y, dos años después de aquello son ellos quienes me han cambiado la clase de Pilates que podría estar dando esta misma mañana por un avión con destino a la India.

Sin duda que en estas últimas semanas no ha habido un día que no pensase en cómo sería cuando estuviese aquí. Dudas, miedos, inseguridades… Y es que el día que me plantearon esta oportunidad, me parecía todo tan inalcanzable y tan lejano que hoy me veo aquí y aún no me lo creo. Sinceramente, me siento orgulloso. Lo estoy porque sé que habrá momentos donde aparecerán dificultades, porque sé que me costará adaptarme, porque sé que no va a ser sencillo y sabiéndolo, he decidido apostar por ello. Son por esas dudas que muchas veces nos impiden crecer por lo que decidí venir. Y es que si algo he aprendido en estos años viviendo solo es que cuando afrontas aquello que en realidad no afrontarías es cuando te superas y cuando verdaderamente te transformas.

Así que como dice mi amigo Recio, es momento de llenar la maleta de anécdotas. Es por eso mismo, porque vivimos muy rápido, por lo que he decidido escribir todo lo que viva, piense y sienta durante esta aventura.

14 Junio 2016

Justo cuando acababa de redactar mi primer día estaba a punto de vivir mi primera sensación fuerte y mi primer aprendizaje. Y es que el viaje desde Abu Dhabi hasta Bangalore fue una auténtica odisea… Vamos, que si le ponemos tiempo, hablamos de 20 horas de viaje para llegar a las 2:00 de la madrugada a India.

Verte solo, rodeado de gente tan diferente y en un ambiente donde tú eres el observado y el raro te hace replantearte tantas cosas… Cuando estás en tu país te sientes tan seguro, que cuando ves a alguien de fuera para nada paramos a pensar cuál es su situación o por qué está ahí en ese momento. Aprendí que si tuviésemos algo más de empatía con los demás, nuestra manera de vivir y ver la vida cambiaría mucho; aprendí que una sonrisa o un gesto amable pueden suponer una ayuda enorme. Y tras esa experiencia y tener algún que otro problema para pasar el control de aduana para darle un poco de vida a la historia, mi amigo Lucky me estaba esperando.

Me acompañaron hasta mi apartamento (es una pasada) y pude descansar unas horas, aunque con la emoción del viaje tampoco han sido muchas. ¡De día prontito y a empezar la aventura! Hoy por la mañana ya he podido conocer a varios entrenadores del club y las instalaciones (¡qué suerte tenemos en España!) donde entrenan. Por la tarde he dirigido la primera sesión de entrenamiento con un equipo de categoría Infantil y mi primera sensación no la puedo describir… Voy a soñar con las caras de asombro de esos niños durante cada una de las explicaciones, con su entrega total durante el entrenamiento, con su sincero agradecimiento al final de la sesión, con su felicidad mientras juegan al fútbol… He tenido la oportunidad de conocer al entrenador más importante y con más trayectoria de Bangalore, dedicado al fútbol profesional en diferentes países durante años, un hombre con 65 años y con la mirada más humilde que he visto en mi vida. Cuando ha acabado la sesión de entrenamiento me ha dicho: “La edad es sólo un número. Yo aún no sé nada y tengo mucho que aprender de ti”. Nueva lección, me he quedado sin palabras… Para acabar el día, Renu y su familia han preparado una cena genial en su casa y me han hecho sentir como si estuviese en la mía.

Ahora es momento de descansar y pensar porque, sinceramente, aún no asimilo muy bien lo vivido estas horas… Imagino que será algo normal. ¡¡En unas horas vuelve a salir el sol y hay que intentar volver a brillar!!

16 Junio 2016

Es mi cuarta noche en India. Ya estoy en la habitación después de haber cenado unas increíbles fajitas preparadas por Renu. Hoy ha habido un problema en el edificio y en el bloque en el que vivo y me han tenido que cambiar de casa. Ahora vivo con Renu, sus dos hijos y Lucky.

Cada minuto que pasa más valoro su hospitalidad, su amabilidad y su trato conmigo. Están pendientes de que no me falte de nada y de hacerme sentir como si estuviese en mi casa. ¡No me permiten ni ayudarles a quitar la mesa! A veces no sé ni como reaccionar porque es exagerado como me cuidan en todo… Sentirte tan seguro a 8.000 kilómetros de tu casa en un país nuevo y con gente que has conocido hace 4 días y que dejan todo por compartirlo contigo, te hace ver lo tontos que somos muchas veces.

Aunque no todo es tan sencillo… Evidentemente no por ellos, sino por mí. Los días también son duros, hay momentos incómodos. Sobre todo la comunicación es bastante complicada al principio; nos comunicamos en inglés pero su acento es muy muy muy diferente (hay veces que estoy diciendo “sí a todo” y no me estoy enterando de nada!). Es contradictorio porque quiero que este mes pase despacio para aprender de cada uno de los momentos que viva y me toque afrontar aquí, pero también me apetece que pase rápido para poder valorarlo y disfrutar de mi gente. Un mes aquí es muy largo.

En el campo siguen en obras… Están construyendo unos vestuarios para los jugadores. Hay un hombre que su función es transportar ladrillos en la cabeza desde un sitio hasta otro. ¡Es alucinante! Y mientras tanto, el modo de trabajar del resto de empleados es increíble… Más allá de eso, hoy he dirigido el segundo entrenamiento, al que han asistido más de 30 jugadores de diferentes edades. Ha sido mi primera sesión en inglés con tanta gente y, sin duda, que estaba nervioso al inicio… Una vez más solo, en India, con 30 jugadores, con un nivel de inglés muy mejorable, con tantas expectativas… Pero tengo tan claro que en aquellas situaciones en las que sientes ese miedo son en las que creces, que estaba deseando verme en ella. Y así ha sido. A los 2-3 minutos de empezar a hablar he sentido la mejor sensación del mundo para mi, y esa sensación es la de ser capaz de transmitir (que es muy diferente a “hablar sobre algo”) mis valores sobre este deporte. Estaba viendo las caras de los niños y me estaba sintiendo tan feliz o más que ellos. Además, futbolísticamente hablando, la sesión ha sido un lujo, los chicos han aprendido diferentes conceptos de juego que no conocían y no habían trabajando nunca y para mi ha sido una sesión que recordaré toda mi vida.

Por último, el agradecimiento de los entrenadores y de los jugadores al trabajo que he realizado hasta ahora no lo había vivido nunca. Es una sensación muy emocionante… Tienen unas ganas de escuchar y aprender que son imposibles de medir. Les da igual la hora, el momento, el lugar… Dejan lo que estén haciendo por tratar de aprender. Posiblemente algo así necesitamos en nuestro país… Personas que miren por razones y motivos mucho más importantes que el dinero, gente que sienta y disfrute su pasión, gente que quiera superarse cada día, gente que haga más y diga menos, con más corazón y menos cabeza.

Hora de dormir aquí, momento de seguir soñando y… ¡Mañana nueva oportunidad para intentar ser mejor que hoy!

17 Junio 2016

Lo de Shantec es increíble… Lo mismo te plancha un huevo que te fríe una camisa. Lleva trabajando en esta familia desde hace 4 años y hace de todo. Se encarga de preparar todas las comidas, de hacer la compra, de ir a por los niños al colegio, de ayudar en el campo de fútbol… Un multiusos, un auténtico crack y todo, absolutamente todo, con una sonrisa de oreja a oreja desde que se levanta hasta que se acuesta.

Hay mucha pobreza en la calle, impacta muchísimo ver a niños tan pequeños solos en la calle en unas condiciones tan negativas y transmitiendo tanta alegría… Es algo que me deja a cuadros sinceramente. Tienen unas tradiciones que me resultan curiosas: los albañiles se pueden mantener en la posición “de cuclillas” durante horas, la mayoría de gente anda descalza por el asfalto, el arroz se lo comen con la mano (¡¡!!), conducen como les apetece… Y seguro que aún no he visto nada.

Hoy he tenido anécdotas divertidas. Me han presentado a un entrenador personal de aquí, Varun, y a las 8:30 he ido al gimnasio a entrenar con él. Me ha pegado una paliza como hacía tiempo no lo sentía… Su frase en mitad del entrenamiento ha sido: “Mis amigos me dicen que parezco un animal, pero yo entreno para ser más fuerte que cualquier animal”. Sinceramente, no he sabido ni que responder y me he puesto manos a la obra con la siguiente serie.

También, antes de empezar el entrenamiento de las 17:00 de la tarde con el equipo Juvenil, mientras estaba organizando una de las tareas, ha pasado un coche con una mujer y un chaval y se me ha figurado escuchar: “Joder, ya están todos aquí”. En ese momento me he dicho a mi mismo: “Estás muy mal… Está bien que tengas ganas de escuchar a alguien hablar castellano pero es imposible…”. ¡¡A los 5 minutos el chico ha llegado al entrenamiento, su madre era de Colombia y él más o menos hablaba castellano!!

Y después de otro genial entrenamiento donde hemos trabajado “Pass and move” hemos llegado al final de otro día. Son las 23:00 de la noche aquí, a las 00:30 juega la selección su segundo partido de la Eurocopa y estoy luchando por mantenerme despierto… ¡A las 8:00 de la mañana me espera otro entrenamiento!

18 Junio 2016

Suena en mi habitación Manuel Carrasco con “Pequeña sonrisa sonora” y de fondo un diluvio tremendo para despedir este nuevo día. Hoy ha sido el día más duro y exigente hasta el momento.

Tuvimos el primer entrenamiento a las 8:00 de la mañana y ha habido un momento de descanso de 30 minutos para comer y sin descanso hasta las 19:00. Es su filosofía de vida y estoy aquí para adaptarme a lo que toque y dar y ayudar en todo lo que pueda. Así que toca aceptarlo y disfrutarlo.

Como cada día vivido aquí, nuevas experiencias… Hoy en el club tenían una reunión con el equipo sénior. La mayoría de los jugadores tienen entre 22-25 años. Ha llegado cada uno con su moto y se han metido en el vestuario que están acabando de construir esta semana (hasta ahora no tenían ni vestuarios). Parece ser que la situación de este equipo es complicada… Su único objetivo en el fútbol es ganar dinero y quieren cobrar desde ya, lo cual es imposible por diferentes motivos. Sin embargo, Renu quería que hablase con ellos para ver si les hacía cambiar de visión. Sinceramente… Es increíble. Es increíble como el hecho de decir “soy entrenador español” les abre los ojos a todo el mundo y conectan para escucharte durante el tiempo que quieras… Les he planteado que ellos tienen por delante un reto mucho mayor y más importante que ganar dinero. El fútbol en India está llegando aún, y ellos tienen la oportunidad de ser un equipo que impacte en las generaciones futuras que puedan unirse a este deporte. La inclusión de muchos niños y familias en este deporte está en sus pies, en sus cabezas y en sus corazones. Al acabar la conversación de 10 minutos, ver sus caras de convicción ha sido un orgullo tremendo… Y es que, sinceramente, no hay nada como sentirte valorado por quien eres y por lo que haces. Cuando tu trabajo es tu máxima pasión en la vida, este es sin duda el mayor premio que se puede recoger. Muy por encima del dinero.

Por la noche hemos ido a cenar fuera y por primera vez he visto algo de lo que es India realmente. Hemos podido chocarnos con el coche 14 veces pero ellos tan tranquilos, vacas en mitad de la calle, personas andando por mitad de las carreteras y pobreza, muchísima pobreza. Es la primera vez que me he podido parar a pensar sobre el impacto que tiene el significado de ese palabra…

Mañana, a las 7:00 de la mañana tengo el primer entrenamiento. Teniendo en cuenta que eso son las 3:30 de la madrugada en España, la verdad que no me lo he creído muy bien cuando me lo han dicho… De hecho era voluntario ir o no, pero la sesión de mañana es para niños que tienen problemas para pagar sus matrículas y estoy seguro de que la experiencia de conocerles va a ser mucho mayor que el madrugón. Así que, toca volver a dejarse todo por transmitir este deporte y por esta gente que te da todo a cambio de nada. ¡Good night Spain!

Siguiente Anterior